¿De juventud o juventudes?

  • by

ITALY MIGUEL REYES
Promitente de la Fundación 100XOAXACA, Premio Estatal de la Juventud y Fundadora del proyecto Talento Mujeres Inclusión Laboral

DESCARGAR PDF

 

Históricamente, hablar de personas jóvenes ha sido dentro de un estereotipo único, el joven, dícese de aquella persona, hombre, oscila en los 20 años, universitario, conoce y es usuario de la tecnología, rebelde, con energía, sueños y un gran futuro por delante.
Sin embargo, encasillarnos en este estereotipo ha invisibilizado a la gran mayoría de las personas jóvenes de este país, quienes no cuentan con estas características. Existe un gran porcentaje de jóvenes en zonas rurales sin acceso a la tecnología, mujeres jóvenes que no pueden acceder a la educación superior por su género y situación de pobreza, jóvenes afromexicanos sufriendo racismo en el día a día, jóvenes con capacidades diferentes que aún con energías no pueden realizar actividades de forma autónoma y definitivamente un gran porcentaje de las juventudes de este país no tienen proyectado un gran futuro.

Por eso, la importancia de no hablar de jóvenes sino de juventudes, ya que este último término remite a la inclusión, la visibilización y la concientización de las diferencias que existen entre las personas jóvenes del país; de los poco más de 30 millones que integran la población mexicana y que el Estado pueda generar acciones diferenciadas para procurarles bienestar y desarrollo social.
Pero no basta sólo visibilizar y reconocer a estas juventudes, se requiere de un ingrediente más: la perspectiva de juventudes, que se refiere a reconocer a las personas jóvenes como sujetos plenos de derecho, capaces de asumir responsabilidades y aportar a la sociedad, cambiando la percepción histórica donde percibe a las juventudes como personas que hay que tutelar.
Expresiones como “son la generación de cristal” es un reflejo de esta discriminación que existe, por eso es importante también generar un diálogo intergeneracional que permita una mayor inclusión de las juventudes en la sociedad y cambiar esta dinámica donde se les ha criminalizado, silenciado e ignorado en la vida pública.
Estas afirmaciones no son sólo por el hecho de una lucha por el reconocimiento sino también por el pleno ejercicio de los derechos. Áreas como la inclusión laboral, el acceso a la salud sexual y al libre desarrollo de la personalidad, por citar algunas, de las personas jóvenes, han sido afectadas por estas dinámicas de discriminación que padecen.
Conocer los términos inclusivos: juventudes y perspectiva de juventudes es importante para el impulso de una agenda pública y social hacia la efectividad de los derechos de las juventudes mexicanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *